11 de octubre de 2013

Reseña de “El tiempo entre costuras” de María Dueñas

 
Título: El tiempo entre costuras
Autora: María Dueñas
Género: Histórica
Editorial: Temas de Hoy (Planeta)
Isbn: 978-84-8460-791-5

Sinopsis:
<<La joven modista Sira Quiroga abandona Madrid en los meses previos al alzamiento, arrastrada por el amor desbocado hacia un hombre a quien apenas conoce. Juntos se instalan en Tánger, una ciudad mundana, exótica y vibrante donde todo lo impensable puede hacerse realidad. Incluso, la traición y el abandono.
Sola y acuciada por las deudas ajenas, Sira se traslada a Tetuán, la capital del Protectorado español en Marruecos. Con argucias inconfesables y ayudada por amistades de reputación dudosa, forja una nueva identidad y logra poner en marcha un selecto atelier en el que atiende a clientas de orígenes remotos y presentes insospechados.>>

Según mi opinión:
La portada, aunque no me gusta, representa perfectamente tanto el contenido como la época de la obra. Le falta algo, aunque no puedo decir qué. De todos modos ya sabéis que tiendo a ser crítica de más…

Esta historia transcurre durante la época de la Guerra Civil Española (empieza unos años antes y termina unos años después). No me gustan las historias de esta época, ¿por qué? No lo sé, para gustos colores. No me fascinan en absoluto esos años. Quizás por eso es más positivo aún que salga de mis labios un: me ha encantado. Sí, encantado.
Si hablamos de la escritura de María Dueñas, tengo que rendirme a sus pies. La gran variedad que encontramos en su vocabulario, la buena conexión entre las oraciones, la fluidez y coherencia durante toda la novela… Ya me gustaría a mí tener ese manejo de la lengua. Ahora bien, esa fascinación que ha conseguido despertar en mí se ha visto eclipsada por la trama. Hay demasiados altibajos para mi gusto, y demasiados elementos históricos que ni venían a cuento ni nos interesaban (aunque no puedo menospreciar la profunda investigación que la autora debió hacer y que se debe a la misma que muchas escenas hayan sido tan impresionantes), y hay descripciones demasiado detalladas. Todo ello conseguía que me entraran ganas de guardar el libro en un cajón y me olvidara de él. Pero el problema era, que no podía olvidarme de la historia, estaba demasiado metida en la historia como para hacerlo, sentía demasiada curiosidad.
Hablemos de los personajes:
Sira, la protagonista no me cayó demasiado bien en un inicio. La entendía en parte, pero no compartía ninguna de sus elecciones. Egoísta e irresponsable eran las palabras que venían a mi mente al pensar en ella. Pero la vida, ¡ah, la sabia vida!, con sus muchas enseñanzas hace que esa señorita se convierta en toda una mujer llena de coraje y valentía. Una mujer capaz de ver más allá de sí misma, una mujer admirable capaz de grandes hazañas.
Marcus Logan, el protagonista masculino, es todo un gentleman. No enamorarse de él es casi imposible, a pensar de que le conocemos menos de lo que me hubiera gustado.
Candelaria es cuanto menos un personaje peculiar que aunque no lo parezca contribuye mucho a la historia.
Rosalinda Fox, es el optimismo hecho mujer. Te encariñas de ella con rapidez y poco después la admiras por su fortaleza.
Podría seguir y seguir citando a los distintos personajes que aparecen a lo largo de las cuatro partes para terminar señalando la facilidad con la que la autora ha creado diversas y distinguidas personalidades. Otro punto que debemos aplaudirle. Sin embargo señalaré a uno más para apuntar un nuevo pero: Ignacio, y es que no me ha parecido coherente su aparición fugaz hacia el final del libro. Esperaba que la trama le involucrara más y al no hacerlo me hace ver la escena en la que aparece como algo forzado por parte de la autora para que sepamos qué fue de él.

Y para terminar quiero señalar otra cosa que no me ha gustado, el gran pero del libro: el final. La cuarta parte es sin duda la mejor de toda la historia, donde la acción te atrapa entre sus páginas y provoca que devores sus páginas como si no hubiera mañana. Hubiera dicho que la historia era magnífica de no ser por el Final, más concretamente el epílogo. Creo que prefiero un fin abrupto que unas cuantas páginas llenas de divagaciones.
Sin embargo, y haciendo la suma de todas las impresiones que este libro me ha provocado tengo que darle cuatro chocolates y medio. Es una gran historia en la que luchas contra las lágrimas en varias ocasiones, dónde se nos muestra cómo el desamor y también el amor pueden sacar ese coraje escondido que a veces no encontramos. Una historia que refleja la realidad de la vida, dónde no se consigue nada sin luchas, sacrificios, y mucha fuerza.

Para seguir hablando de “El tiempo entre costuras”, recordaros que este otoño se estrenará la serie en Antena 3. ¿Os la vais a perder? Yo le voy a dar una oportunidad a pesar de mis temores crecientes a las adaptaciones de los libros.
Un abrazo.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada